Noticias, enlaces externos

Loading...

martes, 19 de enero de 2016

Sebastián Moralo toma posesión como Magistrado de la Sala 4ª del Tribunal Supremo

Nuestro paisano Sebastián Moralo Gallego tomará posesión hoy martes de su nuevo cargo como Magistrado de la Sala Cuarta de lo Social del Tribunal Supremo, en un acto presidido por el Presidente del CGPJ D. Carlos Lesmes.

Ingresó en la Carrera Judicial en 1985 y tuvo su primer destino en el Juzgado de Distrito de Rubí, para pasar luego al Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Sabadell. Desde 1990 ha sido magistrado de la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña.

Además, ha ejercido diversas responsabilidades en la Escuela Judicial de Barcelona y ha sido miembro de la Sala de Gobierno del TSJ catalán y de la Comisión Nacional de Seguridad y Salud de la Carrera Judicial.

Licenciado en Derecho por la Universidad Autónoma de Barcelona, Sebastián Moralo cuenta con experiencia docente como profesor asociado de la Facultad de Derecho de la Universidad Pompeu Fabra de la capital catalana y ha participado como ponente en numerosos cursos y seminarios.

También es autor de diversas publicaciones jurídicas y artículos doctrinales como 'El acceso a la carrera judicial mediante oposición libre', 'El mobbing o acoso laboral en el trabajo: responsabilidad social', 'El ejercicio de la huelga y el impacto de las nuevas tecnologías y la descentralización productiva' y 'La competencia jurisdiccional en materia de responsabilidad civil derivada de accidente de trabajo'.

Enhorabuena.

lunes, 26 de octubre de 2015

Un bello recorrido por el Viejo Reino de Jaén

Alejandro García Galán, Cronista Oficial de Peñalsordo (Badajoz)

 

Hace ya algunos años realicé sin otra compañía que mi coche un recorrido por el Viejo Reino de Jaén. Mantengo un extraordinario recuerdo de aquel viaje transcurrido entre hermosas poblaciones históricas con sus campos cuajados de olivos u olivas, como allí se les conoce. El viaje duró aproximadamente una semana, una semana septembrina, tras la cual pude contemplar sobre el lugar las muchas y variadas realidades arqueológicas, artísticas y humanas de la conocida hoy como provincia de Jaén. Por aquel tiempo no me podía imaginar que se celebraría en el año 2015 el Congreso de Cronistas Españoles en su capital; de ahí que no anotase dato alguno de los tantísimos que podía haber seleccionado. No obstante, aún conservo en mi retina y mis neuronas suficientes recuerdos para dar salida a una aportación personal de aquellos momentos.

   Lo primero que me planteé cuando supe que en Oviedo (2014) se había elegido Jaén para celebrar el Congreso de 2015, fue qué tenían en común Peñalsordo, del cual soy su cronista oficial, y Jaén. Nada, me contesté a mí mismo; salvo que en 1226 el conquistador del territorio de Capilla, el rey Fernando III el Santo, había acordado con las autoridades musulmanas competentes, en cuyo entorno, con el tiempo estaría ubicada la que más tarde sería la aldea de La Peña del Sordo (Peñalsordo), el acuerdo de que los musulmanes residentes en el territorio de Capela, futura Capilla, pudiesen trasladarse directamente hasta la población de Baeza, sin perjuicio alguno, en lo que más tarde sería Reino de Jaén, cerca asimismo de esta ciudad. Como observamos, nada había entre Peñalsordo, que aún no existía, y Jaén; sí entre Capilla y Baeza. Los musulmanes volverían a tomar de nuevo la fortaleza de Capilla que conservaron, hasta que dos años más tarde la pierden definitivamente en manos cristianas, marchando los musulmanes allí residentes a Baeza. De aquel hecho en la posterioridad quedó esta popular quintilla ensalzando al caballero castellano Alfonso Olalla López de Villalobos :

                                                       Alfonsino caballero

de las huestes de Castilla,

    buen galán, hidalgo entero,

                                                        y ganador de Capilla,

    murió como buen guerrero.

Así pues, ya tenemos algo en común, me dije, entre Jaén y Peñalsordo: la proximidad de ambas poblaciones a Baeza y Capilla respectivamente. Pues, adelante…

Recuerdos académicos: geográficos e históricos primigenios

   Posiblemente mi primer recuerdo de la provincia de Jaén venga asociado, cuando siendo yo muy niño aprendí memorísticamente en la escuela de mi pueblo las ocho provincias andaluzas; reseñadas, por lo demás, en un viejo, destartalado y sucio mapa que colgaba de aquella escuela lúgubre y pobre a la que asistí siendo muy pequeño. También recuerdo de aquellos primeros años abiertos al conocimiento, cómo el río Guadalquivir atravesaba la provincia jiennense de Este a Oeste. De geografía, poco más podría añadir. De historia era para mí un recuerdo por repetido la batalla de Las Navas de Tolosa, que tanto habíamos oído en boca de nuestros mayores o tal vez en los medios de difusión o puede más bien de la lectura de algún libro que llegase a mis manos. Sin duda fue ya más tarde, con enseñanza reglada en "el colegio de pago" de Don Benito cuando tuve acceso al estudio academicista de sus montañas, ríos, comarcas, ciudades… que aprendíamos de la mano de aquel genial maestro, don Santos Yedro, en el claretiano Corazón de María, que portaba un misterioso puntero encendiéndose cuando acertabas la pregunta en el mapa; de aquel modo aprendimos dónde se encontraba la cordillera de Sierra Morena, con Despeñaperros, o la Sierra de Cazorla o la de Segura, por poner algún ejemplo. Así mismo los ríos que bañan sus tierras, empezando por el Guadalquivir y el Segura, que tienen sus cabeceras en estas tierras montañosas; pero también los afluentes de su Río Grande: el Guadalimar, el Jándula, el Guadiana Menor o el Guadalbullón; y sus poblaciones más importantes. Además de Jaén, supimos que existían Linares y La Carolina, Úbeda y Baeza, Andújar y Cazorla, Segura de la Sierra  y Beas de Segura…, territorios todos repletos de amplios mares verde oliva; la provincia más olivarera de España, leíamos y aprendíamos, relegando a un cuarto puesto a la mía, Badajoz; tras Córdoba y Sevilla.

Compañeros militares en Obejo y Cádiz

Y tras los estudios oficiales y algún año trabajando en Guipúzcoa, llegaron los "tiempos de mili" corriente. En primer lugar decir que realicé el campamento en Obejo, provincia de Córdoba, rodeado de compañeros de la Andalucía Occidental y Badajoz, por mor de las Capitanías generales del momento. Y tres meses más tarde de nuestro ingreso en la sierra cordobesa, a los reclutas nos destinarían hasta los respectivos cuarteles. Mi destino fue al Regimiento de Artillería, número 15, en la Avenida López Pinto de Cádiz. Hasta allá tuve que desplazarme. Como éramos del tercer remplazo aterrizamos, aquellos "nuevos gaditanos" próximo a las Navidades de 1967. Ya desde un principio venía predestinado a la oficina de Instrucción y de Armamento; probablemente por mi desenvoltura con la máquina de escribir y esto en aquel tiempo era importante. Después de 17 meses de "servicio a la Patria" me dieron la licencia definitiva con el título de artillero de 2ª, y regresé a San Sebastián donde residía. Aproveché también aquel tiempo de estancia en la Tacita de Plata, entre otras cosas menos gratas, para visitar con frecuencia el magnífico Museo de Bellas Artes provincial; contenía, entre otros, un soberbio Zurbarán, aún lo recuerdo, se trataba de un San Bruno, procedente de la Cartuja de Jerez. Recuerdo con nostalgia asimismo los baños veraniegos en la larguísima playa de La Victoria; también tomé por entonces la decisión de matricularme como libre y examinarme en la Escuela Profesional de Comercio, de la mayoría de las asignaturas oficiales.

   Mas el mejor recuerdo de aquellos 17 meses de "militar" fue sobre todo encontrarme en aquel Regimiento de Artillería, con dos compañeros realmente especiales, con los que entablé una constante y fluida amistad que duraría todo el tiempo que allí pasé. Fueron mis dos grandes amigos de "mili", con los que compartí todo el tiempo posible en el propio cuartel o nuestro tiempo de ocio paseando o visitando la ciudad. Sí, también los dos eran de Jaén: José Cazalilla Casas, de Mengíbar, a quien no volvería a ver jamás, y Antonio Díaz Quesada, de Pegalajar, a quien sí volví a ver tan sólo en una ocasión después de muchos años, en Madrid. Tras este recordatorio, dejamos la "mili" a un lado y a mis amigos jiennenses.

Jaén, levántate brava

Incorporado en la vida civil y residiendo en San Sebastián escuchaba por la radio o pickup a un cantante valenciano de voz varonil y grave, residente en Francia, muy popular por entonces; Paco Ibáñez era su nombre. Y entre aquel repertorio que llevaba de poetas sociales españoles, escuchaba la palabra de Miguel Hernández con sus "Andaluces de Jaén/ aceituneros altivos/ decidme en el alma/ de quién son (bis) esos olivos/ andaluces de Jaén" letra musicalizada por el propio Ibáñez. También escuchaba la letra de Gabriel Celaya en la misma voz. Más tarde me llegarían las voces de otros cantautores del momento como Joan Manuel Serrat, el paisano Pablo Guerrero, José Antonio Labordeta… y tantos otros. Y los libros de Luis Álvarez Lencero, Delgado Valhondo o Manuel Pacheco, todos extremeños.

Entrada y recorrido por el Viejo Reino

Tras un tiempo residiendo en Guipúzcoa y unos años en Barcelona, recalé en Madrid, donde sigo en la actualidad. En su momento me propuse visitar todo nuestro territorio nacional (hoy he recorrido las cincuenta provincias españolas). He de reconocer que en principio no sentía una gran atracción por la provincia jiennense, hasta que en un momento decidí que debía hacer un exhaustivo  recorrido por el Viejo Reino. Y así lo hice.

   Partiendo de Madrid en mi automóvil atravesé la llanada manchega hasta el puerto de Despeñaperros, encontrándome de frente con la gran depresión del Guadalquivir, por tanto con otro paisaje diferente al meseteño. Santa Elena y "decontao", que dirían en mi pueblo (enseguida), Las Navas de Tolosa. Aquí querría detenerme un instante para reflexionar que estaba junto al hecho probablemente más trascendental de la historia española en la Reconquista: la batalla de Las Navas de Tolosa. No ha habido en nuestro país historiador, político, cineasta, dramaturgo, programa televisivo…comprometido, nadie que haya tratado, así lo creemos, con la suficiente magnitud e importancia que aquel hecho supuso frente a los musulmanes y sobre la trascendencia en nuestro país. A partir de esta fecha (1212) la historia de la Reconquista tomará un rumbo muy distinto a todo el anterior. Los españoles estamos esperando que alguien nos recuerde vivamente hasta la saciedad con toda la magnitud  posible que el hecho en sí tiene consigo y no pasando "de puntillas" como ha sucedido hasta el presente. Lo esperamos.

   Y seguimos el viaje desviándonos hasta Baños de la Encina, para contemplar su impresionante alcazaba. Y retomamos nuestra infancia y años de adolescencia con la radio a todo volumen con la voz de Luisa Linares y Los Galindos: "De Baños era mi mare/ mi pare de Guarromán/ y yo del mismo Linares/ en donde dice el refrán/ que tres cosas son dos pares…" (…). "(…) El Centenillo, las minas, que es donde Castilla empieza y Andalucía termina… ¡Viva Jaén!". Pasamos por La Carolina, con topónimo de su hacedor, Carlos III, y contemplamos a la vez la labor del superintendente de las Nuevas Poblaciones de Sierra Morena, Pablo de Olavide, y su poblamiento por gentes llegadas a la comarca de Centroeuropa a finales del siglo XVIII; conservando aún sus rasgos físicos germánicos y eslavos a pesar de sus apellidos actuales, García, Sánchez, Fernández o Rodríguez, por ejemplo.

   Dejaríamos Linares a un lado sin entrar en su casco urbano, mientras no sin antes recordar de mis años académicos otra batalla importante que se dio en aquel lugar, ésta contra la tropa de Napoleón (19 de julio de 1808), ganada por las huestes del general Castaños Jáuregui, y a la par otras victorias de nuestros ejércitos: Arapiles, Vitoria y San Marcial. Nada se nos decía por ejemplo de Medellín, y eso que estábamos a escasa distancia de esta población, o de Talavera y Somosierra. Sí lo sabríamos con el tiempo, esculpidos sus nombres en el Arco de Triunfo en París.

   Siguiendo el viaje alcancé a divisar y visitar una hermosa ciudad, Andújar, plana, en las márgenes del Guadalquivir, con excelente caserío civil y eclesiástico. Estando aquí, obviamente no podía dejar de subir hasta la sierra del Santuario de Santa María de la Cabeza; hermoso paisaje sin duda, hermosos edificios restaurados y recuerdos vivos una vez más de nuestro paso por las aulas del "colegio de pago" con la explicación sobre el bizarro Capitán Cortés en la clase de F.E.N. y la defensa de su Santuario-Cuartel frente a los soldados republicanos (rojos, se decía entonces) en nuestra guerra civil 1936-39.

   (Con el tiempo, motivado por lazos familiares, Andújar pasaría a estar muy presente en mí siendo a la vez una ciudad muy querida, ya que de esta población es mi consuegro Francisco Palomino-Llaguno "Paco", padre de mi yerno Ignacio "Nacho", casado (2001) con mi hija María Palmira y ambos padres diligentes y bondadosos de mis adorados nietos Álvaro, Marta y Víctor. Antes había conocido también en Madrid a Francisco Márquez, también "Paco",  jiennense de Alcaudete, casado con una prima mía, María Jesús Zarcero, fallecido en 2008).

   Concluida la visita al santuario de la Virgen de la Cabeza, abandoné la autovía de Andalucía para adentrarme en la carretera que me llevaría a un lugar muy reconocido por mí durante mis estudios de arte. Me estoy refiriendo a la villa de Porcuna. De aquí procedían los viejos ídolos iberos que yo había contemplado en libros y diapositivas en clase, o revisando esas mismas esculturas prerromanas y romanas  en el Museo Nacional de Arqueología de Madrid, esculpidas en roca caliza procedentes de sus canteras, tan abundantes todavía allí. Llamó poderosamente mi atención asimismo la casa excavada en piedra artísticamente labrada dentro de la misma población.

   Ya camino de la capital, primero visitaría la famosa Peña de Martos con recuerdos leídos de su leyenda o tal vez históricos del rey castellano medieval Fernando IV -que a punto estuvo de costarle la vida-,  para más tarde pasar por Torre del Campo, cuna de aquel maestro del flamenco, Juanito Valderrama, tan presente en mi adolescencia, juventud y madurez a través de la radio, cine y televisión; pues el flamenco creo que es la manifestación artístico-musical  que más quiero de cuantas conozco. Por cierto, recuerdo que aquel día era feriado en Torre del Campo. También hice un recorrido por Torredonjimeno, sin grandes explicaciones. Y ya sí tomé la carretera en dirección a Jaén, en donde sí tengo presente que dormí un par de noches.

   Dos visitas tenía previstas a las que no podía renunciar en la capital del Viejo Reino: su Castillo de Santa Catalina con parte de las ruinas de sus antañonas murallas, y la Catedral. Ambos recorridos superarían ciertamente mis expectativas artísticas. La ubicación del Castillo con un confortable parador, resulta de gran belleza, pues la vista de Jaén y su entorno son espléndidos. Y las almazaras en lontananza. Mas era sin duda la Catedral jiennense mi gran objetivo, por sus características particulares, lo que más había llamado mi atención desde que en la Universidad de Barcelona había estudiado Arte Hispánico, por la abundancia artística que conservamos en nuestro suelo patrio. Me habían llamado poderosamente la atención las catedrales de Granada, Málaga, Guadix y Jaén, por salirse de la costumbre habitual de las catedrales románicas y góticas, tan presentes en España y Europa. Y se me quedó grabado el nombre de Vandelvira. Al bajar del Castillo me quedé absorto al contemplar esta joya de catedral. Sin duda, la mano de un arquitecto ejemplar como fue Andrés de Vandelvira, trabajando en Jaén desde 1548 hasta su muerte alrededor de veinte años más tarde. Es bien patente que su arte sobresale del resto de otros maestros en un edificio que tardaría casi cinco siglos en concluirse (s. XIV-XIX), edificio que abarca desde el primitivo gótico, el puro renacimiento, barroco y neoclasicismo. Lo que más llamaría mi atención sería la solidez del edificio con su proporcionalidad y armonía. Y me sorprendió gratamente ver el templo del Sagrario, una joyita, adjunto a la Catedral, construido bajo la dirección del arquitecto regio Ventura Rodríguez, en el s. XVIII, ya en pleno neoclasicismo. Aproveché asimismo para callejear por una ciudad de trazas medievales  con grandes cuestas recreándome en los baños árabes y especialmente en sus museos arqueológico y naif, donde recuerdo haber contemplado obras de Mercedes Barba, nuestra paisana de Fuenlabrada de los Montes, a quien había tratado yo tiempos atrás en el Hogar Extremeño de Madrid; también se exponía pintura de la muy popular María Pepa Estrada, malagueña, y otros reconocidos pintores españoles de este género.

   En 2013 la RAECO celebró su XXXIX Congreso en la ciudad de Cáceres. Allí presentó nuestro compañero Vicente Oya Rodríguez, cronista oficial de Jaén y Cambil, una espléndida comunicación con  el título de "La catedral de Jaén ante la declaración como Patrimonio de la Humanidad" y que he leído con fruición, dándome a conocer muchos datos históricos de este hermosísimo templo, el más representativo de todo el Reino de Jaén, donde se guarda, aparte varias obras de arte, la reliquia del Santo Rostro, todo ello dentro de uno de los edificios más representativos del Renacimiento español.

   Mi siguiente visita serían las ciudades hermanas de Baeza y Úbeda. Ya hemos hablado de Baeza adonde tenían que haber llegado los musulmanes expulsados de la antigua Capela tras la toma de esta puebla con su castillo a los árabes. Pero Baeza no es sólo  ciudad árabe, es también romana y prerromana, con sus hermosísimas fuentes y con esculturas romanas; mas Baeza es por encima de todo una ciudad renacentista, al igual que su vecina Úbeda; cosa sabida hasta la saciedad. Y no olvidemos que de Úbeda era el todopoderoso Francisco de los Cobos, secretario del emperador Carlos V. Él pagó templos  y hospitales en ambas ciudades que han llegado hasta nuestros días con todo su esplendor, y donde dejó su impronta el gran Andrés de Vandelvira. Recordemos también que en Baeza enseñó francés en su instituto en la preguerra española el gran Antonio Machado, que había llegado a esta ciudad para aislarse  del dolor por la muerte de su esposa Leonor, y donde escribiría algunos de sus más celebrados poemas aunque no los más alegres, ciudad por lo demás que abandona pronto para regresar a Castilla, a Segovia. En Baeza enseñaría asimismo otro buen amigo mío, Rafael Rodríguez-Moñino (m. 2005); en este caso con todos los honores, por los años ochenta, sobrino del gran humanista y sabio letrado don Antonio Rodríguez-Moñino (m. 1970) "príncipe de los bibliógrafos españoles".(Tiempo después a este recorrido realicé mi primer viaje a México, visitando entre otras la ciudad de Morelia, en tiempos coloniales se llamó Valladolid; observé el parecido tan grande entre ambas ciudades, tanto que de no saber que pisaba territorio mexicano podría pensar que me encontraba en la mismísima Úbeda o en Baeza).

   Concluida mi estancia en Úbeda, partí de nuevo por carretera pasando por Villanueva del Arzobispo; estamos hablando del arzobispo de Toledo de finales del XIV, Pedro Tenorio, a quien entrega la población el rey Enrique III, y cuyo  título de ciudad lo recibe  a principios del siglo XX con Alfonso XIII; más tarde haré referencia a este hecho histórico con El Adelantado (Adelantamiento) de Cazorla y el arzobispado de Toledo. Lo cierto es que marchaba con dirección a la Subbética, concretando a las sierras de Cazorla y Segura, donde arrancan dos de los importantes ríos de la Península ibérica, el Guadalquivir y el Segura.

   En primer lugar me detuve en Beas de Segura; en mi mente tenía muy presente por entonces mi conocimiento de San Juan de la Cruz, que había muerto en esta población jiennense y que había dejado en mí un imborrable recuerdo de su vida y obra de mis años de Filología Hispánica; considerando por mi parte, así como para otros muchos estudiosos de su obra, entonces y ahora la obra lírica del poeta de Fontiveros como el vate más lírico de todos los tiempos. Aquí en Beas, en una de las fundaciones, que visité, va a morir, aunque con el tiempo sus restos serían trasladados hasta Segovia, donde se hallan depositados en la actualidad. Desde aquí me trasladé hasta el nacimiento del río Guadalquivir. Como es natural aprecié poco caudal en su comienzo, para después acercarme hasta la población de Cazorla. Llamó mi atención su ubicación con sus imponentes rocas. Y aquí sí quiero detenerme un poco para poner en conocimiento de los lectores que ignoren la actuación de los distintos arzobispos toledanos desde los años cincuenta hasta nuestros días, pues estamos ante una arbitrariedad y un anacronismo de lo que ahora voy a exponer aunque sea brevemente.

   En 1953, exactamente el 27 de agosto, el Régimen de Franco firma un nuevo  Concordato con la Santa Sede. Un siglo antes, en 1851, hubo otro Concordato firmado por ambos países, reinando en España Isabel II. En los dos casos se aconsejaba que las fronteras civiles españolas, en lo posible, debían coincidir con las fronteras eclesiásticas del país. Fruto de la firma de 1851 la provincia de Ciudad Real se desmiembra en 1875 del arzobispado de Toledo, pues el papa crea un nuevo obispado de las Órdenes Militares, eligiendo al titular del nuevo obispado como ordinario de esta provincia ciudadrealeña. Igual suerte corre la entonces provincia de Madrid en 1885 al crearse la nueva diócesis de Madrid-Alcalá y por tanto separarse del arzobispado toledano al que también había pertenecido, lo mismo que había sucedido con Ciudad Real. Entre ambos concordatos  como verán había transcurrido un siglo. Por los años cincuenta del siglo XX se crean varios obispados nuevos, como Albacete, Huelva, San Sebastián, Bilbao… y de nuevo el Vaticano señala la conveniencia de que las fronteras civiles y eclesiásticas coincidan. El arzobispado de Toledo pierde la provincia de Albacete; y con plena aceptación de los respectivos obispos de otras diócesis, incorpora a su diócesis 29 parroquias de Ávila y otras 7 de Cuenca; y a su vez, además de la separación de la provincia de Albacete que pasa a tener obispado propio, cede gran parte de la provincia de Guadalajara pasando los pueblos a la diócesis de Sigüenza-Guadalajara, su nuevo nombre, y también pierde Toledo los pueblos jiennenses de lo que se denominaba EL ADELANTADO DE CAZORLA, cuyos pueblos y aldeas con sus respectivas parroquias se incorporan definitivamente en el obispado de Jaén. Incluso tres pueblos de la provincia de Granada, que aún pertenecían en la diócesis toledana, Huéscar, Puebla de Don Fadrique y Castilléjar con 9 parroquias, tras la reunión del señor arzobispo toledano y el señor obispo de Guadix, firman en 1954 que estas parroquias granadinas se incorporen al obispado de Guadix. Todo normal por lo tanto; pero nos enfrentamos a un reto. Resulta que la patrona de Extremadura, Nuestra Señora de Guadalupe, estaba  dentro, y sigue, junto con su puebla en la diócesis de Toledo; así como otros 30 pueblos extremeños, aparte de Guadalupe, tanto de Cáceres como de Badajoz. Y aquí no; en este caso los correspondientes arzobispos que han ido pasando por Toledo han hecho oídos sordos de la reivindicación de los extremeños por su patrona, único caso en España y tal vez en el mundo, en que la patrona de una Comunidad esté eclesiásticamente dentro de otra comunidad que no es la suya. No hay ningún motivo para que esta anomalía permanezca aún en la actualidad. Creo que tan sólo el dinero que recauda el arzobispado toledano en estas parroquias, y muy especialmente en la parroquia de Guadalupe es el motivo por el que los arzobispos toledanos no cedan al clamor popular del pueblo extremeño que pide en gran mayoría que se solucione este ridículo anacronismo. Como anécdota reseñar que, por imperativos legales del Estado, los gastos ocasionados en los edificios religiosos ha de correr con ellos la Junta de Extremadura. Podría haber mayor injusticia… Un hecho más por tanto que nos unió en el mismo problema desde la Reconquista a la zona extremeña con los pueblos jiennenses de El Adelantado de Cazorla al haber pertenecido en ambos casos al mismo arzobispado, el de Toledo, durante tantos siglos. Pero los pueblos jiennenses pasaron en aquellos años cincuenta al obispado de Jaén. No ocurrió lo mismo con los pueblos extremeños de Badajoz y Cáceres.

   No era especialmente Cazorla mi objetivo principal en esta visita, incluido su Parque Natural. Era Quesada. Desde muchos años atrás tenía yo colocada en lustrosos altares la pintura a Rafael Zabaleta, natural de esta población de El Adelantado de Cazorla donde había trabajado y donde se conservaba, había leído en varias ocasiones, un museo dedicado a este pintor y su obra. De ahí que siempre, desde su descubrimiento por mi parte, tuve gran interés por conocer la pintura y el museo que lleva su nombre en su misma localidad, Quesada. Me desplacé hasta esta pintoresca villa con ilusión y me encontré con una gran decepción, pues, si bien la población posee un interesante caserío, sin llegar a la notoriedad de Cazorla, pude contemplar que este museo que iba yo buscando expone pocos cuadros y no representativos de la categoría del artista local; amén de objetos personales o de trabajos del propio Zabaleta. Un tanto decepcionado por no encontrar lo que iba buscando, la magnífica pintura de Rafael Zabaleta, cogí mi auto con destino a Segura de la Sierra.

    En un bellísimo paisaje en lo alto de un cerro muy escarpado, donde era difícil manejar el coche por sus calles, llegué hasta este hermosísimo pueblo serrano. La visita por sus empinadas calles y las vistas hermosas de su entorno puso fin a mi estancia en el Viejo Reino de Jaén, desde 1833 provincia de Jaén, por Real Decreto de 30 de noviembre, del motrileño Javier de Burgos.

   Ahora sí, había llegado el momento de abandonar el Viejo Reino de Jaén. Cogiendo la carretera noreste de la provincia, me adentré en otrora Viejo Reino, el de Murcia, aunque hoy se trate de la provincia de Albacete, incluida en la Comunidad de Castilla-La Mancha, tras la división de España en autonomías.

Camino de Alcaraz, El Bonillo, Ossa de Montiel, Balazote, La Roda y Madrid

   Atravesé la frontera entre Jaén y Albacete dejando a la derecha Salobre, continuando hasta otra población histórico-artística, Alcaraz, cerca de la sierra de su mismo nombre y patria chica del arquitecto Andrés de Vandelvira (1509-1575). Su caserío resulta interesante, la plaza principal de la población es la que llama más la atención con dos torres próximas renacentistas, la de la Trinidad y la del Tardón, en las que intervino su hijo más ilustre. Como se sabe, Vandelvira se compromete con la edificación de la catedral de Jaén, ciudad donde fallecería, y es necesario resaltar la influencia que tuvo el arquitecto en otros lugares de Andalucía; también dejó su impronta en Uclés y Toledo, aparte de Alcaraz, como ya hemos señalado.

   Dejamos esta población para llegar hasta El Bonillo del que teníamos noticias interesantes con anterioridad. Población de casi 3000 habitantes,  pertenece a los Campos de Montiel. Había llamado nuestra atención con anterioridad por recordar que allí se conservaba un Museo Parroquial con importantes obras como un Greco, "Cristo con la cruz al hombro"; un Vicente López, "El milagro del Cristo"; un Andrea del Sarto, "La Magdalena" e incluso dos cuadros  atribuidos a José de Ribera "El Españoleto", "San Pedro" y "San Vicente Ferrer". Pero no sólo es este museo digno de su contemplación; asimismo hemos de señalar su muy bien  esculpida Picota medieval y la extraordinaria Casa Consistorial, de purísimo Renacimiento.

   Salí de El Bonillo para dirigirme a Ossa de Montiel y sus lagunas de Ruidera. No me acerqué a contemplarlas en esta ocasión, pues las tenía muy presentes de anteriores visitas. En Ossa pude contemplar el Museo Etnográfico, que en alguien como yo, que había sido niño procedente del campo extremeño, me llamó poderosamente la atención.

   Posteriormente llegué a Munera, recorriendo su espléndido castillo y de nuevo en el coche continué mi camino bordeando Balazate, que me recordó su Bicha del Arqueológico madrileño, y sin parar en la capital, Albacete, lo mismo que con La Gineta, llegar hasta La Roda de la Mancha, patria chica del maestro de maestros lingüistas Tomás Navarro Tomás, en el ALPI (Atlas Lingüístico de la Península Ibérica); y tras las consiguientes adquisiciones de los famosos dulces que aquí se elaboran, tomé de nuevo el coche rumbo a mi domicilio en Madrid. El viaje, un bello viaje sin duda, por el Viejo Reino de Jaén había concluido. Gracias a los compañeros de la RAECO y a las autoridades jiennenses por haber elegido Jaén para este XLI Congreso de Cronistas Oficiales.

 

domingo, 5 de julio de 2015

Ambrosio Gallego, poeta de Peñalsordo, presenta un nuevo libro en Madrid

Por Alejandro García Galán, de APETEX

El poeta de Peñalsordo, Ambrosio Gallego (1963), residente en Barcelona desde los 9 años, ha presentado en la Casa del Lector de Madrid su nuevo poemario. Se trata de La Mirada sin Nosotros, un libro compuesto todo él de poemillas breves, conocidos como haikus. Ciertamente muy cuidado el texto, lleva un breve prólogo del también poeta extremeño Miguel Ángel Curiel, amigo personal de nuestro paisano Ambrosio. Su edición ha corrido a cargo de Ediciones Tigres de Papel, de Madrid.
  
   Para la presentación de este volumen se trasladaron desde Barcelona autor y prologuista, que nos esperaban para su presentación en el viejo Matadero de Madrid, ubicado en Legazpi, hoy convertido en gran Centro Cultural. Allí nos reunimos varios familiares, paisanos y amigos de Ambrosio y de la poesía para participar del nacimiento de este nuevo libro.
  
   Miguel Ángel Curiel empleó una novedosa presentación ante un ávido público asistente, donde mezcló la interpelación al autor con su nueva obra, con derivaciones a su producción anterior; resultando con ello una muy ágil, dinámica y amena exposición.
 
   La Mirada sin Nosotros lo conforma una trilogía; la primera, “Con breves ojos”, fue premiada con anterioridad por la Universidad de Valencia; las otras dos, “Ventanillas en un tren” y “Naturaleza en vilo” eran inéditas.

   Estamos, pues, ante un largo poema, a modo de escaleras, dividido en tramos que el autor llama haikus al modo japonés, sólo en la forma, que no en el contenido, pues si bien todo él responde a una estructura de 5-7-5, cada uno de los brevísimos poemillas están cuajados de topónimos geográficos, muchos extremeños, al igual que de objetos animados o inanimados en que el paisaje de su más tierna infancia se hace presente. Veamos algunos ejemplos: “Estrellas lucen/ sobre peces del Zújar/ que no se pescan”; “Cigüeñas blancas,/ tan altas como el cielo/ de Malpartida.”. O éstos que recogen asimismo la tierra común y sus gentes, Extremadura, “Ya en Villa Adentro,/ geranios ojivales,/ pétreos escudos”; “Es el Hurdano/ entre pardos bancales,/ río de piedras”. Y tantos y tantos más…

   Ambrosio Gallego Durán marcha a Barcelona, a l´Hospitalet, en 1972, desde Peñalsordo. Tenía tan solo 9 años, pero su retina estaba impregnada de paisajes, olores y sabores de su pueblo, de sus campos y de su río. Con el tiempo, se manifestaría acorde con su afición a la poesía que transcribiría con esa evidencia que cada uno recibimos en nuestra más prístina formación. “Casa con humo” y “Casa sin humo”, y otras muchas más, nos han quedado para siempre en los versos de este peñalsordense afincado en Cataluña, donde por lo demás, se integró fácilmente, sin renunciar nunca a escribir en su lengua habitual y primera. Ambrosio Gallego es un poeta muy premiado a lo largo de su trayectoria, siendo tal vez, el premio Provincia de Guadalajara el más reconocido.

   Para terminar, dejemos constancia que en 2007 Ambrosio Gallego se acercó por nuestra localidad con motivo del pregón de Ferias y Fiesta del pueblo que ofreció a sus paisanos. Aprovechando esta circunstancia, presentó en el Centro Cultural su libro Llueve en paz, ejemplar publicado dos años antes en la colección Dávila de Beturia Ediciones, ante un numeroso público, y donde la temática pueblera peñalsordeña y extremeña se hacían una vez más presentes.


  Por todo ello, enhorabuena Ambrosio, paisano y amigo. Sigue en esta línea, escribiendo y publicando para gozo de aquellos que sentimos la poesía como una de las manifestaciones más hermosa y artística de la Humanidad y para mayor gloria de tu pueblo y el mío. Gracias

domingo, 14 de junio de 2015

Peñalsordo renueva en el cargo a su pretérito alcalde.


  • Tras la toma de posesión y proclamación como nuevo alcalde
  • Un "gesto" de desprecio para la historia de la democracia. 


Tras la proclamación del Alcalde Juan Antonio Serrano Muñoz.


Por Pedro Galán:

     En el salón de sesiones del Ayuntamiento de Peñalsordo, en cumplimiento de lo establecido en el artículo 195 de la Ley 5/1985, se citaron los 9 concejales para tomar posesión de su cargo, constituir la nueva corporación tras acreditar sus credenciales, suscribir las oportunas declaraciones de causas de incompatibilidad, bienes patrimoniales, etc. 

    Todo parecía transcurrir con normalidad. En presencia de los vecinos que llenaban a rebosar el foro, cada concejal fue pasando por el atril jurando o prometiendo cumplir con sus obligaciones constitucionales y ponerse al servicio del Rey, para después elegir al nuevo alcalde mediante voto "secreto" depositado en una urna demasiado grande para tan pocas papeletas. 

     En fin, resultó elegido alcalde Juan Antonio Serrano y acto seguido, el saliente, le preguntó si aceptaba el cargo – Sí, claro -  y empezaron los aplausos.

     Normalmente cuando alguien empieza a aplaudir todos los presentes imitan el gesto incluso inconscientemente, por eso me llama la atención lo que ha ocurrido hoy, que por los aplausos se pudiera identificar tan nítidamente el color negro del luto frente al blanco de quienes se sienten de nuevo bautizados… Los del negro no aplaudían.

     Aún no había acabado el acto de constitución y traspaso de poderes, porque aunque la proclamación del alcalde ya se había realizado, y aplaudido, aún  quedaba el EXAMEN DEL ACTA DE ARQUEO E INVENTARIO GENERAL DE BIENES,  a fin de dar cumplimiento a lo dispuesto en el artículo 36.2 del Reglamento de Organización, Funcionamiento y Régimen Jurídico de las Entidades Locales, que obliga al Secretario-Interventor a tomar las medidas precisas para que el día de la constitución de las nuevas Corporaciones Locales “se efectúe un arqueo y estén preparados y actualizados los justificantes de las existencias en metálico o valores propios de la Corporación, depositados en la Caja Municipal o entidades bancarias, así como la documentación relativa al inventario del patrimonio de la Corporación y de sus Organismos autónomos”.

Pues Señores, ustedes perdonen si nos quieren perdonar.....
Pero los concejales del PP nos vamos a ausentar....

¡Vaya mogiganga que nos han brindado!
Lástima que acaba de pasar el Corpus.

     Efectivamente, aún no acabo de salir de mi estupor, los del PP se LARGARON sin terminar el traspaso de poderes "como alma que lleva el diablo", dejando sin cumplir las obligaciones constitucionales que acababan de jurar,  no digo ya sus obligaciones éticas o dignidad personal, que a la postre han sido nulas.

  Me recuerda a la huida que dio el cacique cuando el viejo maestro republicano, protagonizado por Fernando Fernán Gómez en "La lengua de las mariposas", quiso dar su discurso de despedida el día de su jubilación.

     Pero eso fue antes de la guerra civil, ahora estamos en 2015, y aún queda gente así que no sabe vivir en democracia y parece que no va a aprender nunca.  A mi juicio, aún más grave que el feo gesto a la corporación entrante y la falta de respeto a sus propios votantes, es el desprecio más absoluto en cumplir con las obligaciones de su cargo, y no es ni más ni menos que cumplir la ley.  Por eso mi mejor consejo es que dimitan, que aprovechen el tirón de la desbandada para no volver más por el Ayuntamiento en los cuatro años de legislatura.

     Creo que lo acontecido hoy en Peñalsordo no ha ocurrido en ningún pueblo de España en toda la historia de la democracia.  Es más, considero que el nuevo Alcalde ha sido perfectamente proclamado, pero sin haberse cumplido con el acta de arqueo, entre otros protocolos, no pueden considerarse traspasados los poderes del Ayuntamiento, en rigor.  Tanto es así, que más allá del bochornoso espectáculo ofrecido por estos señores y señorita en la primera anécdota de su mandato, puede acarrearles más de un dolor de cabeza. Van a pasar muchos años y aún se recordará este desdeñoso gesto que dejan como herencia a los futuros candidatos y simpatizantes del PP. Lo siento por ellos.

     Bueno...como se fueron de la sesión sin acabar, les cuento lo que siguió a la estampida.  Sintiéndose en casa, arropado por su gente y desde la misma tribuna que dejó hace cuatro años, Juan Antonio Serrano ha agradecido la confianza renovada que su pueblo le brinda y ha recalcado, dirigiéndose a sus concejales, que no pueden permitirse fallar en su nueva tarea de gobierno. Así sea.

La fiesta de la democracia continúa, pese a los pesares y a los ausentes.





miércoles, 22 de abril de 2015

Elecciones Municipales 2015. Listas presentadas en Peñalsordo



1. PEDRO GALÁN TAMUREJO
2. MARIA DEL ROSARIO MILARA BLANCO
3. JOSÉ SÁNCHEZ MADRID
4. VISITACIÓN CASTILLO GUTIÉRREZ
5. FRANCISCO SERRANO SERRANO
6. JUAN CARLOS GARCÍA GARCÍA
7. FRANCISCO JAVIER FRAGA CABELLO
8. ALEJANDRO GALÁN ÁLVARO
9. PEDRO JESÚS LIMPO DE LA IGLESIA





1. JUAN ANTONIO SERRANO MUÑOZ
2. MARIA DEL CARMEN GARCÍA MORENO
3. JOSE LUIS GARCÍA ZARCERO
4. MARIA DEL CARMEN PABLO CASTELLANOS
5. DAVID GARCÍA PIZARRO
6. MANUELA LUQUE CHAMORRO
7. MIGUELA GARCÍA GARCÍA
8. ISABEL NUÑEZ REDONDO
9. MANUEL DONAIRE PIZARROSO

Suplentes:

1. JOSE ANTONIO MORENO SÁNCHEZ
2. JOSÉ ESTEVEZ DURÁN
3. MANUEL PIZARRO MAYORAL




1. JOSÉ CORCHERO SÁNCHEZ 
2. MARIA DE LAS NIEVES SÁNCHEZ SERRANO
3. JOSE LUIS FRAGA ZARCERO
4. JESÚS GUTIERREZ MORA
5. JOSÉ ANTONIO MUÑOZ ZARCERO
6. FRANCISCO JAVIER MARQUÉS TORRERO
7. MARIA ISABEL SÁNCHEZ SERRANO
8. ANTONIO MARTÍN SERRANO
9. MARIA DEL CARMEN PIZARRO SÁNCHEZ

Suplentes.

1. JOSE ANTONIO PIZARRO PIZARRO
2. JOSE ANTONIO PIZARRO GARCÍA
3. EMILIO JOSÉ MUÑOZ MORA


lunes, 22 de diciembre de 2014

350.000 euros para el alojamiento turístico rural en Peñalsordo


Con el objetivo de impulsar el turismo, el Consejo de Gobierno ha aprobado destinar 4,4 millones de euros, y autorizándose la firma de un convenio para la concesión de una subvención al Ayuntamiento de Peñalsordo para las obras de construcción y dotación de mobiliario de un alojamiento turístico rural en la localidad. El objetivo de esta subvención es crear infraestructuras para alojamiento de visitantes, para aumentar las pernoctaciones de turistas y contribuir al desarrollo económico de la zona.

El coste de la subvención asciende a 350.000 euros, que se consignarán en los presupuestos de 2015. En su intervención ante los medios, la vicepresidenta Cristina Teniente ha destacado que Extremadura ha batido en los tres últimos ejercicios récord en viajeros, por lo que se ha mostrado segura de que 2015 acabará de situar a Extremadura como destino de "referencia" en turismo de interior.

Las actuaciones abarcan la promoción turística a escala nacional, la creación de nuevas infraestructuras y subvenciones para el sector. El Ejecutivo ha autorizado la contratación de la planificación de medios y de espacios publicitarios para la promoción turística a nivel nacional. Esta campaña pretende mejorar el posicionamiento de la región como destino turístico de interior y "multiexperiencial" con grandes recursos en el ámbito del patrimonio, la cultura, la naturaleza, las actividades al aire libre y la gastronomía y en donde también destaca la "autenticidad" como rasgo diferencial.

jueves, 2 de octubre de 2014

Investigan a la juez de lo Mercantil de Badajoz por prevaricar en favor de su marido


Tribunal Superior de Justicia de Extremadura

El TSJ admite a trámite una querella por prevaricación contra la magistrada

Esther Sara Vila suma varias quejas presentadas ante el CGPJ

Se le ha abierto expediente disciplinario por falta grave

"La magistrada ha dictado resoluciones prevaricadoras en favor del cliente-amigo de su esposo (...), así como resoluciones contradictorias y las ha variado en beneficio del cliente de su esposo (...) y ha inadmitido ella misma a trámite el incidente de recusación planteado por una de las partes".

Éstas son algunas de las frases de  querella recién admitida a trámite contra la juez de lo Mercantil de Badajoz, Esther Sara Vila, y su marido el abogado Juan Antonio Díaz-Ambrona por prevaricación y tráfico de influencias.

Este litigio contra el matrimonio se suma a varias quejas disciplinarias contra la juez -una de ellas ha derivado en la apertura de un expediente disciplinario en el CGPJ-, al considerar que llevó a cabo un procedimiento concursal ocultando su relación sentimental con el abogado de una de las partes beneficiadas.

La querella fue admitida ayer, tras 40 días pendiente de resolución. Como se detalla en el texto, al que ha tenido acceso EL MUNDO, la magistrada y el abogado "ocultaron su relación sentimental durante el procedimiento", incumpliendo con ello el deber de abstención de la magistrada contemplado en el artículo 417 de la Ley Orgánica del Poder Judicial.

Los querellantes, miembros de la Asociación Berrocal y Piedrasanta de Peñalsordo  -propietaria de la finca de caza que tenía arrendada la entidad concursada Monteros de Casta-, ponen de manifiesto que la juez dictó sentencia el día 16 de julio de 2013, estando en plena relación con el letrado, con quien se casó cinco meses después.

Tras recurrir la sentencia esta asociación  y denunciar la situación entre magistrada y abogado, Sara Vila reconoció en una resolución la relación, aunque matizó que ésta había comenzado el día 25 de julio de 2013 y que el abogado había «renunciado» a la defensa de su cliente el mismo día 25. Sin embargo, los querellantes denuncian que no existe escrito alguno de renuncia por parte de la pareja de la juez, la cual había dictado sentencia nueve días antes.

Más allá de la casualidad de que se dictara sentencia el día 16 de julio y la relación comenzara, según la magistrada, 11 días después, lo cierto es que ésta nunca se abstuvo y ocultó la relación a las partes.

La magistrada declinó ayer -tras conocer la admisión a trámite de la querella- dar su versión de lo sucedido y se limitó a afirmar que se defenderá "por la vía judicial y no a través de ningún medio de comunicación".

A día de hoy, el procedimiento concursal continúa desarrollándose y, tras presentar el recurso la asociación, la Audiencia  ha "dejado sin efecto" los beneficios obtenidos por el cliente de Díaz-Ambrona.

Apertura de expediente en el CGPJ

Otros de los puntos llamativos de la querella es que Sara Vila nombró administradora concursal en el procedimiento a una de sus alumnas del máster de Derecho Concursal que dirige en Badajoz y, además, nombró "auxiliar delegado de la administración concursal" a la empresa Insol Consumer, representada por Emilio González Bilbao, a quien, según consta en el BOE, Sara Vila también adjudicó cuatro concursos en un año. González Bilbao, a través de sus empresas, ha organizado diferentes cursos a los que ha asistido la juez como ponente, a gastos pagados y con retribución económica.

Por este asunto, el CGPJ ha abierto expediente a la juez y está investigando "hechos que podrían derivar en responsabilidad disciplinaria" al considerar falta grave "el ejercicio de cualquier actividad de las consideradas compatibilizables, sin obtener cuando esté prevista la pertinente autorización o habiéndola obtenido con falta de veracidad en los presupuestos alegados".

sábado, 20 de septiembre de 2014

Donde dije digo…digo Diego

“Derogación de decreto sobre competencias de tráfico”

El Alcalde de Peñalsordo,  José Corchero, con fecha 22-11-2011 dictó un decreto delegando a la Jefatura Provincial de Tráfico la tramitación de las multas y sanciones por infracciones de tráfico llevadas a cabo en las en vías urbanas de esta localidad, y que fuera la Guardia Civil quien presentara los boletines de denuncia.

Desde mucho antes, pero sobre todo desde ese momento, amparados en este ilegal decreto, la Guardia Civil comenzó una inusual persecución de infracciones urbanas que acababan con multas “de doscientos euros para arriba” que iban a parar a las arcas de Tráfico en vez de recaer en beneficio de nuestra localidad.  

La irregularidad de este decreto fue denunciada ante los tribunales por el grupo independiente IPEX,  no sin antes intentar que el Alcalde y el grupo de gobierno rectificara, llevando a pleno este debate, sin resultado.   

Justo antes de recibir una resolución judicial a este conflicto de competencias municipales en materia de tráfico urbano, el Alcalde ha decidido solicitar “nuevos estudios e informes sobre las posibles delegaciones”, cuando el proceso judicial está a punto de terminar.

Mientras tanto viene a resolver la derogación de este decreto abusivo, dejándolo sin efecto, adelantándose así a una sentencia judicial que pudiera obligarle a ello. 

El Alcalde reconoció ayer en el Pleno Municipal que “a él no le ponen multas”, efectivamente, ni a otros muchos, pero también debe reconocer que la estadística de sanciones en Peñalsordo pasaron “de 0 a 100” a partir del momento en que accedió a la alcaldía, y eso no fue fruto de la casualidad o de que los vecinos se hubieran convertido en infractores de la noche a la mañana, sino de la incapacidad de un alcalde y su equipo para dar soluciones alternativas, menos gravosas, antes de pasar al “ordeno y mando” que nos tiene acostumbrados.


Bienvenido el decreto que deroga su propio decreto,  casi tres años después.  Rectificar es de sabios, aunque en este caso sea obligado por las circunstancias.

sábado, 13 de septiembre de 2014

El coto de la Piedrasanta vuelve a nuestro poder.


Antonio Bueno y su empresa dejarán de molestar a la Sociedad "Berrocal y Piedrasanta de Peñalsordo", por sentencia. 

Con fecha 10 de Septiembre de 2014, la Audiencia Provincial (sección nº 2 de Badajoz)ha dictado la sentencia definitiva por la que deja sin efecto la sentencia del Juzgado de lo Mercantil de Badajoz y con ello la demanda de reintegración de la finca Piedrasanta a Monteros de Casta SL, y que tan irregularmente le había concedido este juzgado a Antonio Bueno (su presidente) como principal motor de la trama.

Por fín la Asociación Berrocal y Piedrasanta de Peñalsordo puede respirar con tranquilidad después de varios años de lucha contra el abuso judicial a que ha sido sometida, que acabó denunciando recientemente a la juez mercantil ante el Consejo General del Poder Judicial y hace menos de un mes acabó presentando una querella criminal ante el Tribunal Superir de Justicia de Extremadura contra esta misma magistrada Esther Sara Vila y contra su actual esposo, el abogado de Antonio Bueno, el Sr. Juan Antonio Díaz-Ambrona Cancho, por los delitos de prevaricación y tráfico de influencias.

La Audiencia Provincial entiende que la resolución del contrato de arrendamiento cinegético a instancias de la arrendadora Asociación Berrocal y Piedrasanta y la entidad concursada Monteros de Casta, S.L. "estuvo en su momento plenamente justificada" por el impago de la renta, así concluye la sentencia: "...hasta aquí todo es lo normal...todo normal... Y todo es igualmente normal cuando la arrendadora encuentra un nuevo arrendatario y concierta un nuevo arrendamiento". "...en el presente caso si no se resolvía el contrato se estaba produciendo un perjuicio económico a la arrendadora".  Es decir, que lejos de haber provocado un perjuicio económico a Monteros de Casta (valorado por la administración concursal en unos 500.000,00 euros), es la Asociación Berrocal y Piedrasanta quien se ha visto  perjudicada en este proceso, y por tanto deberá ser compensada por ello, responsabilizando al juzgado de estos daños.


Mi dedicatoria:

A la magistrada y al abogado, mis felicitaciones por su feliz enlace y paternidad y esta sentencia sirva como regalo de boda. Al Sr. Bueno y sus adláteres, que se les acabaron las hermosas cacerías en Piedrasanta..."que les vaya bonito". Y a los alcahuetes/as, recolectores de firmas, escritores anónimos, voceros y cantamañanas, les espero en la próxima Junta General de Socios, para darles la información completa.

Y por último, la enhorabuena y mi gratitud a los socios de buena fe, que con paciencia han confiado en la lucha por nuestros justos intereses.

Pedro Galán.

lunes, 25 de agosto de 2014

Viajando por tierras de Juan Ponce de León: La Florida.

Crónica emocional y racional de un hermoso y variopinto recorrido

Por Alejandro García Galán, de APETEX

 

A Francisco Hidalgo, español; Jesús Fernández, cubano; y Cristino Bernazard, puertorriqueño-chueta; los tres radicados en Florida.

 

 

Algunos datos históricos, como principio

Es creencia generalizada, y no falta razón en quien así piensa, que los grandes descubridores, exploradores, conquistadores y colonizadores de las vastas y variadas tierras recién descubiertas en el Nuevo Mundo tras 1492, fueron extremeños. Tan solo debemos hacer memoria para encontrarnos con los nombres de Hernán Cortés, Francisco Pizarro –sin duda los dos más reconocidos- Valdivia, Alvarado, el otro Pizarro, Orellana, Balboa, Ñuflo de Chaves, Hernando de Soto, Sebastián de Belalcázar (población entonces extremeña)…, a los que habríamos de añadir varios nombres más de intrépidas mujeres, nacidas igualmente en Extremadura.

 

   Si dejamos al margen los más importantes de todos, los descubridores, Crístóbal Colón, de confusa ascendencia, y sus compañeros los hermanos Pinzón, éstos andaluces, apenas si se nos cuela algún que otro andaluz ya en tierra, tales Cabeza de Vaca o Jiménez de Quesada; algunos vascos como Juan de Garay o Blas de Lezo, o los marinos Elcano y Oquendo; el asturiano Pedro Menéndez, natural de Avilés, que tuvo el privilegio de fundar la más antigua ciudad hoy en día de todos los Estados Unidos de Norteamérica, San Agustín (1565), y que después hablaremos de ella; nos quedamos con un hombre castellano-leonés, que, además de las andanzas vividas por las islas del Caribe, principalmente en Puerto Rico, tuvo la dicha de descubrir por vez primera lo que él mismo denominó Florida, por coincidir ese descubrimiento con la efeméride del calendario cristiano de la Pascua Florida. Era el año 1513. Nos estamos refiriendo ciertamente a Juan Ponce de León, que nació en 1460 en el antiguo Reino de León, Santevós de Campos, hoy provincia de Valladolid, quien buscaba las aguas de Bimini, requisito indispensable para hallar la eterna juventud y que falleció en La Habana en 1521.

 

   En verdad que no es nuestra intención aportación histórica alguna, que para eso ya tenemos Internet con su wikipedia para darnos explicaciones, pero sí dejar alguna pincelada de nombres propios relacionados con nuestro trabajo. Por el contrario, pretendemos ser cronistas en lo posible y dar a conocer momentos vividos recientemente por vivencia personal de esta parte tan privilegiada por la naturaleza del mundo, la Florida, que fue un largo tiempo de casi tres siglos española y hoy forma parte de la Unión con los Estados Unidos de Norteamérica.

 

   Es reconocido igualmente que los navegantes españoles casi siempre denominaban los accidentes geográficos que iban divisando en las costas americanas con nombres propios del día señalado en el santoral católico del momento; de ahí tantos nombres religiosos dedicados a la toponimia de aquel lado del territorio recién descubierto por Colón. Este fue el momento de nominar  un nuevo avistamiento al noroeste de las islas Lucayas o Bahamas, con Guanahaní, la ¡Tierra!, de Rodrigo de Triana, y que confundirían aquellos navegantes comandados por Ponce de León, en un principio, con una isla más grande de las muchas recién descubiertas. Sin embargo, parece ser que tanto uno de los hermanos Pinzón como el propio Américo Vespucio ya habrían divisado sus costas en 1498; no obstante, se tuvo conciencia del hecho en 1513 con la presencia del Gobernador de Puerto Rico a la sazón, Juan Ponce de León.

 

   Por lo demás, deseamos recordar en este trabajo que allá por nuestra primera juventud, muchos lo recordarán, salieron en España sellos de correo que rememoraban personajes ilustres relacionados con el descubrimiento y conquista de América. Aún conservo varios. Algunos de ellos por ser más conocidos, me "sonaban" sobremanera; otros, me eran totalmente ignorados, caso de Ñuflo de Chaves, que con el tiempo estudiaría a fondo por su condición de extremeño y su relación con las dos Santa Cruz de la Sierra, la cacereña y la boliviana, y el de Pedro Menéndez de Avilés, que apenas si tenía un mínimo conocimiento de él, y que hoy, tras mi visita a Florida y especialmente a San Agustín, puedo aportar algunos datos interesantes desde mi punto de vista de este explorador y fundador, como intentaré más adelante. Podríamos hablar asimismo largo y tendido de otro extremeño ilustre relacionado con la propia Florida, Hernando de Soto, personaje ya muy estudiado, entre otros, por profesionales del mundo del conocimiento y la historia en la propia Extremadura, así como en la misma Florida; mas aquí lo dejamos.

 

Llegada a Miami

Tras un apacible viaje de nueve horas y media por el aire, nuestro avión se preparaba para tomar tierra en el aeropuerto internacional de Miami. Pero sucedió un incidente del que nunca he sido testigo anteriormente en mis muchas horas de vuelo. Todos sabemos que Florida, como nosotros en España, disfruta ahora de estos meses de verano. Pues bien, durante esta estación el clima de este Estado del Sureste de Norteamérica se caracteriza por el fuerte calor reinante y las abundantes y casi torrenciales lluvias, incluso a veces los ciclones. De hecho, casi todos los días del verano llueve durante un breve periodo de tiempo. De este modo, el Comandante del avión, nos avisó que debido a la fuerte tromba de agua que caía en ese momento sobre la ciudad, nos veíamos obligados permanecer en el aire dando vueltas y más vueltas sobre Miami hasta el momento en que descampase. A mí el tiempo de demora en aterrizar se me hizo muy largo. No creo que hubiese pánico entre los pasajeros, pero sí una cierta preocupación. Tres cuartos de hora estuvimos dando vueltas por encima de las nubes hasta que por fin, el propio Comandante nos comunicó que ya íbamos a aterrizar en el aeropuerto de la ciudad; sí, con tres cuartos de hora de retraso. Jamás había vivido un hecho parecido en mi vida, como antes he señalado. En el aeropuerto me recogió mi amigo Francisco Hidalgo, que me acompañaría asimismo en su magnífico carro (coche) en todas las visitas realizadas a La Florida. Desde estas líneas vaya mi reconocimiento y gratitud, amigo Paco.

 

Grandes ·malls" y playas de Hollywood. Encuentro con Cristino Bernazard

Relajado ya del largo viaje y descansado, el primer día lo dedicamos a visitar grandes y lujosos "malls", como en América se conoce a los grandes almacenes. Es sin duda un espectáculo contemplar la abundancia de productos, tanto elaborados como naturales de estos "monstruos" del comercio mundial, adonde acude gente de otros países americanos e incluso de la propia España. Sus existencias presentes se hacen interminables por cantidad y calidad.

  

   La tarde la ocuparíamos yendo a pasear por la larga playa de Hollywood, una ciudad entre Miami y Fort Lauderdale, en un enjambre de grandes urbes repartidas por todo el litoral del sur de Florida. Allí, para sorpresa mía y satisfacción personal escuché a bastante gente hablar en mi misma lengua. (Y como aclaración en general, señalar que los norteamericanos ponen todo tipo de trabas al conocimiento de otros idiomas que no sean el inglés. El modelo más palpable es la publicidad turística que se edita prácticamente tan solo en la lengua oficial de las 13 colonias). Y al hilo de lo expresado, recordemos cómo en el Tratado de París de 1898, cuando España cede a los Estados Unidos, además de Cuba, Puerto Rico y la isla de Guam, las Filipinas, raudas las autoridades estadounidenses envían 3.000 maestros a estas islas para enseñar a los niños el inglés; de ahí que en la actualidad Filipinas sea un país bilingüe en inglés y tagalo, y el español esté relegado en la práctica.

  

  Recorriendo este paseo marítimo nos encontramos a Cristino Bernazard con quien compartiríamos la tarde en animada y amena conversación, en una terraza playera junto a la degustación de unas frías cervezas. Cristino era amigo de Francisco y pronto me percaté de que estaba ante un hombre de gran brillantez y bastante lúcido. Nuestro nuevo conocido y amigo había nacido en Puerto Rico, pero como él decía con bastante guasa, con antecedentes de chuetas mallorquines (judíos expulsados), por parte de la rama paterna. Se desplazó a España de joven para estudiar derecho en la Universidad de Salamanca y en sus correrías por Madrid conoció a una madrileña castiza, Matilde Sanz, de la que se enamoró y más tarde, ya casados, parten para vivir en Puerto Rico. Desgraciadamente su esposa falleció ya dejándole un hijo, llamado asimismo Cristino, que vive con su esposa en el mismo Hollywood. Cristino padre es un hombre transparente, generoso y simpático; muy buen conversador y amigo de la literatura y la música, especialmente la de cantautor y la rapera. Desde España, saludos, Cristino.

 

Primera salida: San Bernardo de Clairvaux, claustro e iglesia

En Sacramenia (hoy provincia de Segovia), se construyó en el siglo XII (1133-1144) un monasterio de estilo románico-cisterciense, reinando en aquel tiempo Alfonso VII "El Emperador", en Castilla y León. Fue conocido en principio con el nombre de Nuestra Señora de los Ángeles, mas tras el paso por este mundo de San Bernardo (s. XIII) y su fama de santidad, el monasterio cambió su nombre por San Bernardo de Clairvaux Lo ocuparon los monjes cistercienses casi 700 años; hasta que se impuso en nuestro país la desamortización de Mendizábal (1835). Por ello el cenobio fue abandonado y poco más tarde ocupado por animales al servir de establo. En 1925 un rico hombre americano, el coleccionista William Hearst, compró el claustro y edificios colindantes, y tras numeración de los sillares, estos fueron colocados  en cajas de madera con paja y transportados en tren y más tarde en barco hasta Brooklyn, cerca de Nueva York, donde las piedras permanecerían hasta 1952, un año después de la muerte del señor Hearst. Durante todo este tiempo sucedieron una serie de acontecimientos antes y después de la muerte del primitivo comprador, en los que no nos vamos a detener. Al final, tras varios episodios de ventas y compras, el claustro y la iglesia con otros edificios adjuntos son reconstruidos en 1964, llegando hasta nuestros días con una apariencia espléndida. Su ubicación la encontramos en 16711 West Dixie Highway, North Miami Beach (Florida).

 

 Sin duda, lo más valioso de todos los tesoros artísticos que aquí se guardan, es el claustro reconstruido tal y como se encontraba en Sacramenia, salvo el suelo que allí era de adoquines y en la ubicación actual se emplearon losas cubanas. Con todo, hoy sabemos que se ha reconvertido en Iglesia Evangélica. Añadiremos que se encuentran en el propio claustro sendas esculturas de Alfonso VII y Alfonso VIII de a pie, así como distintos escudos de armas tallados en piedra caliza de casas de la nobleza castellana, también pergaminos y muebles antiguos del reino de la Castilla medieval. En la iglesia de una sola nave podemos ver dos copias, una de Murillo, la Virgen del Rosario; la otra de Valdés Leal, ambas de buena hechura.


Segunda salida: San Agustín, la ciudad más antigua de los Estados Unidos, con abundante toponimia española en su callejero

Tres días abarcó nuestra segunda salida. Se trataba de lo que fue primera ciudad española fundada en la Florida (1565) con su Fuerte o Castillo de San Marcos, éste algo más tardío. Tras dilatadísimas llanuras, como jamás había visto, sin ni siquiera un solo teso, avistamos la ciudad de San Agustín, que los americanos inglesizaron en su momento con el cambio toponímico de St. Augustine. Deberíamos, pienso, intentar de algún modo los hispanos que el Congreso de los Estados Unidos recuperase el nombre original. Antes de entrar en esta población, aún con bastante sabor hispano, ya pudimos contemplar el nombre de Matanzas Bay (Bahía de Matanzas), donde el hibrido hispano-inglés permanece. Después, nos dedicaríamos a recorrer sus calles más céntricas, del barrio colonial o español, como así es llamado, y cuál sería nuestra sorpresa que un alto número de ellas llevan el nombre en español con recuerdo a ciudades de nuestro país: Sevilla, Saragossa (así, inglesizado), Avilés, Granada, Córdova (sic, con uve), Oviedo, Valencia, Málaga, Almería…, y otras como Carrera, Río Vista, El Galeón, Ponce de León…, eso sí, siguiendo a los nombres en español su correspondiente Street (calle). Pero sin duda, la más importante de las vías callejeras de San Agustín, corresponde a la avenida que bordea su amplia bahía; pues bien, esta avenida está bautizada con el nombre del fundador de la ciudad, Pedro Menéndez, con varias señalizaciones donde aparece su apellido escueto: Avenida Menéndez, así, ambas palabras en castellano, para mi satisfacción. Mas tal vez lo que llenó de orgullo mi fibra de ciudadano extremeño y por tanto español fue contemplar en el centro de la ciudad, en una inmensa plaza de entre 1695 y 1705, con construcciones de dignísimos edificios coloniales, siendo realmente el más lujoso de todos el antiguo palacio del Gobernador de Florida, hoy convertido en lujoso hotel, así, repito, me llenó de gran satisfacción poder ver y leer este nombre asimismo en nuestra lengua: Plaza de la Constitución. ¿Cómo es posible, me cuestionaba a mí mismo? Y ante mis reducidos conocimientos de inglés, pude contrastar que se trataba de la Constitución Española de 1812, la famosa "Pepa", de feliz memoria. Aún se conserva, por tanto, este glorioso nombre en honor de aquella primera constitución española de Cádiz, pues no se debe olvidar nunca que la Florida dejó de ser oficialmente española en 1821, cuando los Estados Unidos de Norteamérica presionaron a España para que se la vendiesen; lo que hicieron ese mismo año nuestros antepasados tras pagar los estadounidenses cinco millones de dólares. Recordamos que en aquellas infaustas fechas, nuestra máxima Autoridad patria era el Rey Fernando VII. Este hecho sucedería al mismo tiempo que perdíamos también todo el Virreinato de la Nueva España, a la que había pertenecido desde siglos atrás la propia Florida. Y desde 1821 hasta 1845 se considera esta tierra floridiana como "período territorial" de los Estados Unidos, aunque aún no era un estado propiamente, statu que sí alcanzaría en 1845, al pasar a formar parte como nuevo Estado de la Unión.

  

   En la misma plaza señalada se alza asimismo un hermoso ejemplar en bronce del fundador de la ciudad, como hemos apuntado más arriba, el avilesino Pedro Menéndez (1519-1574), quien con catorce años salió de su ciudad natal llamado a la aventura, enrolándose en distintos barcos y consiguiendo ser con el tiempo Capitán General de la Flota de Indias y Adelantado de la Florida. Aparte del monumento en bronce dedicado al fundador de la ciudad, regalo del pueblo de Avilés al de San Agustín, en los últimos años setenta, esta  Plaza de la Constitución alberga igualmente otro retrato al óleo del mismo personaje, en edificio público igualmente de buena hechura. Y cerca se halla también la plaza de la Catedral con el templo -dedicado obviamente a San Agustín- y donde podremos contemplar un espléndido monumento erigido a Juan Ponce de León (1460-1521), emplazado por lo demás, no lejos de la bahía donde él mismo desembarcó en 1513  por vez primera en la Florida. Se trata de una réplica de la que el autor de la obra, Andrew Anderson, hizo en 1923 tomando por modelo la que ya existía del mismo personaje en San Juan de Puerto Rico, obra de C. Bupert. Con esta espléndida contemplación, terminábamos nuestro recorrido por el viejo San Agustín aquella calurosa y húmeda noche de verano.

 

Anécdota cartográfica y visita a un singular barrio colonial

El desayuno lo hicimos en el hotel que nos hospedamos. El comedor se hallaba junto a recepción. El desayuno muy propio americano, aunque eso sí, abundante. Al hilo del mismo, no me resisto a contar una anécdota que me sucedió personalmente, y que resultó bajo mi criterio un tanto simpática. La primera noche, mi compañero de viaje, dados sus amplios conocimientos de inglés, se acercó hasta la recepción del hotel para solicitar las habitaciones que tendríamos que ocupar durante dos noches. Más tarde me hacía yo presente ante la recepcionista, una típica joven anglosajona (o tal vez eslava, vete a saber), eso sí, nacida en Nueva York, de manifiesta belleza. Le pregunté entonces si hablaba español. Me contestó que sólo sabía decir "albóndiga". Está bien, le dije, pero esa es una palabra árabe, aunque el español la haya incorporado a su vocabulario. Ah, dijo ella. Al día siguiente a la hora del desayuno señalado allí mismo en recepción, y como hubiese un periódico local marcando el clima tórrido de todos los Estados Unidos, encima del mostrador, y la misma chica presente, se me ocurrió señalar el mapa con el dedo y decir: "calor"; a lo que ella contestó, tras mirar un instante en el ordenador, "caliente". No pude menos que esbozar una sonrisa y responder: "no, the sun is calor; the person is caliente", con lo que ella se expresó con otra ligera sonrisa, pues me había entendido perfectamente. Si traigo aquí a colación esta curiosa anécdota no es sino para demostrar cómo las lenguas a veces se prestan a este tipo de equívocos que resultan por lo demás curiosos o simplemente simpáticos. Así los interpreto yo.

 

   Tras esta pequeña curiosidad, tomamos la calle de Bridge Street hasta toparnos con un pintoresco y coqueto barrio bien conservado, de ricas casas señoriales principalmente de los siglos XIX y XX, sirviendo en el presente como museo. Entre estas típicas viviendas, destaca una de color rosa de en torno a 1790, construida con coquina, un material geológico formado por acumulación de conchas de pequeños moluscos que se encontraba en la cantera de isla Anastasia, muy útil a falta de otros materiales de construcción, ya que Florida es una inmensa llanura sin montañas. Esta bonita mansión, de típico sabor francés, como lo son otras viviendas del entorno, fue la residencia de Aquille Murat "Prince Murat", sobrino de Napoleón Bonaparte. Desde este espacio en un extremo del barrio español, partiríamos hacia el Castillo de San Marcos, mi principal objetivo del viaje a Florida.

 

Un paseo-investigación por el Castillo de San Marcos

   Desde años ha, tenía yo gran interés por conocer el Fuerte o Castillo de San Marcos, por saber que era una fortaleza española situada en los Estados Unidos, y además porque recientemente mi amigo y presidente de APETEX, Paco Rivero, me había hablado del mismo; por eso, la primera noche, dando una vuelta por la parte vieja de la ciudad observamos en lontananza la monumental construcción. Dejábamos su visita para el día siguiente al igual que la contemplación previa de dos carabelas ancladas para el turismo y la historia en el puerto, en la misma bahía, enarbolando banderas de Florida, de Castilla y León, de España (la actual, siglo XVIII) y la de los Estados Unidos; también alguna de piratas ondeaba por el puerto. Quiero dejar constancia en estas líneas de mi sorpresa al observar la bandera blanca con la cruz de San Andrés roja en forma de aspa, que representa desde siempre a la Florida y que yo bien sabía asimismo que se trataba de la misma enseña española del siglo XVI, incorporada en nuestro país con Felipe el Hermoso y conocida como bandera de Borgoña. Efectivamente, Florida tomó su bandera de la española de 1513, cuando se descubren estas tierras por parte de Juan Ponce de León; además para más concreción, en un punto cercano a esta bahía en la que me ubicaba.   

De esta guisa, llegamos al castillo tras la visita a los barcos con las repetidas banderas. Al entrar al Castillo nos atendió una simpática y bilingüe puertorriqueña con la que pude conversar, para satisfacción mía, en español. (Más tarde lo haría asimismo con una familia, abuelos, padres y nietos cubanos, con ese acento peculiar y meloso que cultivan los caribeños). Pues bien, el Fuerte o Castillo de San Marcos posee dos plantas muy bien conservadas. En esta ocasión, y gracias a los hispanos de América, se ha conseguido muy recientemente que todas las cartelas existentes en el recinto estén redactadas en los dos idiomas, inglés y español; por lo que no tuve dificultad alguna para enterarme de todos los avatares transcurridos en el Castillo o Fuerte durante casi cuatro siglos.

 

   Dadas las infiltraciones de piratas de otros países, especialmente británicos y franceses, y como consecuencia de los paupérrimos materiales de madera usados por los españoles, las autoridades de nuestro país envían al ingeniero militar español Ignacio Daza (1620-1672) para construir un castillo de mampostería en San Agustín. Daza selecciona este lugar por su defensa natural; una defensa regular de cuatro esquinas. Pero el ingeniero español viviría tan solo 7 meses desde su llegada a Florida, por lo que no pudo ver concluida su obra. De cualquier modo el Castillo de San Marcos es concluido ofreciendo defensa y resguardo a San Agustín y de paso al territorio colonial español. Al igual que otros fuertes que conocemos en América, los dos de San Juan de Puerto Rico (San Cristóbal y San Felipe), este de San Agustín algo más pequeño, poseía varias dependencias para los soldados: polvorín, cocina, bodega, letrinas, etc, coronado por varios cañones de largo alcance que aún se conservan en buen estado. El Castillo cambia de nombre cuando en 1821 los Estados Unidos compran a la Corona española la Florida, pasando a nominarse Fort Marion, devolviendo su primitivo nombre de Castillo de San Marcos en 1942 por parte del Congreso de los Estados Unidos. El fuerte Marion en el siglo XIX sirvió de prisión en las guerras indígenas que hubo entre los estadounidenses de cultura blanca y los indios de distintos territorios: seminoles, kiowas, comanches, arapahoes, chiricahuas, cheyennes, apaches y otros, que obligaron a finales del XIX a los indígenas a elegir entre extinción o asimilación en la cultura blanca. Eligieron lo segundo (1875).

 

 

Labor misionera de los españoles en Florida

 

Francisco López de Mendoza zarpó hacia la Florida como capellán en 1565 al mando del Capitán General Pedro Menéndez de Avilés. Después de desembarcar en San Agustín, López celebró la primera misa en una ermita que con el tiempo sería la parroquia más antigua de los Estados Unidos. El Adelantado se llevó 12 clérigos en el viaje junto a 4 jesuitas. Los primeros tenían la misión de atender espiritualmente a los colonizadores, a la par de evangelizar a los indígenas en sus territorios, y los jesuitas aspiraban a fundar una universidad. No olvidemos que en aquellos tiempos y muchos siglos más, la religión guiaba todos los aspectos de la vida colonial, como lo hacía en la propia metrópoli. No se olvide tampoco que España tuvo desde siempre la idea de llevar las creencias cristianas a tierras donde eran desconocidas, por lo cual no le preocupó invertir parte de su tesoro y su sangre en fundar un imperio interracial, a cambio de "salvar almas" como fin principal.

 

   En 1585 el almirante inglés Sir Francis Drake, para los españoles un pirata, había incendiado San Agustín y su fuerte edificado con maderas; pero los españoles resisten y Drake debe abandonar. De 1565 a 1763 la Florida es española. San Agustín era decisivo para la defensa de nuestro imperio. Los soldados defendían la ciudad en puestos avanzados con el fin de defender los barcos enviados desde España para buscar suministros y guardar asimismo las espaldas a los sacerdotes que viajaban al interior para establecer misiones. Los comerciantes de esclavos capturaron a un indígena africano, conocido más tarde como Francisco Menéndez, y lo venden a un colono de Carolina del Sur. Aquel escapa a San Agustín en 1724 al saber que España ofrecía la libertad a los fugitivos que se convirtieran al catolicismo. Menéndez, defensor de los negros desde su época carolina, sigue defendiendo a los de su raza y en 1738 es capitán de la Milicia española. Cuando se establecen los británicos en Florida (1763-1784), Menéndez marcha a Cuba fundando una nueva ciudad negra con el nombre de San Agustín de la Nueva Florida. España debe entregar Florida al Reino Unido en la primera fecha señalada a cambio de recuperar La Habana en manos inglesas en aquel momento, al perder nuestro país la guerra de los 7 años (1754-1763); la Corona británica por entonces divide la Florida en Oriental y Occidental, para su mejor control. Entonces la mayoría de familias floridianas marcha a Cuba. Pero en 1784, como consecuencia del apoyo de España a la independencia de los Estados Unidos, Gran Bretaña debe devolver las Floridas a España. Muchos británicos residentes se marchan de San Agustín, y llegan nuevos inmigrantes menorquines, griegos y corsos y aproximadamente unos 300 británicos deciden quedarse jurando lealtad a España y a la iglesia católica.

 

   En 1821, ya queda dicho, el Castillo de San Marcos, junto con las dos Floridas se incorporan al mando norteamericano. El Ejército estadounidense abandona la fortaleza en 1900 y hoy es un gran centro de atracción turística de primer orden, declarándose Monumento Nacional en 1924 por el presidente Calvin Cooldge.

 

Nueva visita al barrio colonial o español

Por la tarde, tras comer copiosamente en un restaurante del barrio español, nos dedicamos a callejear por el mismo. Mi interés se centró en observar cómo el Departamento de Interior de los E.U.A., se había dedicado recientemente a reconstruir casas con abolengo del pasado, fundamentalmente del siglo XVIII. Así, pudimos ver los edificios de los Acosta, Villalonga, Oliveros –con el escudo de Castilla y León, como es corriente en toda la ciudad actualmente-, Rodríguez-Avero (1749), Salcedo, Ribera…, en la calle principal del barrio. Incluida la Taberna del Caballo, con tapas y sangría (todo en español). Y no me resisto, aunque está en inglés, el recuerdo de este descendiente de menorquines en la fachada de una de esas casas, la de los Bonet, cuando en una lápida deja escrito; "They came here, they toiled here, they fuffered many pains, they lived here, they died here, they leith singing names (Stephen Vincent Benet, menorquin descendent)". O la singularísima casa que sirvió de escuela en aquellos años, que pude fotografiar.

 

 

Tercera salida: Cabo Kennedy o Cabo Cañaveral, centro de la NASA

Recorriendo con el mercedes de Francisco las inmensas llanuras del sur-este de la Florida, y bordeando canales o atravesando puentes por todos los sitios, nos adentramos en el colosal recinto de Cabo Cañaveral o Cabo Kennedy. Aquí, recorreríamos el amplísimo y alucinante Kennedy Space Center. Mi atención fue inferior en esta ocasión (lo mío es el arte con sus piedras "viejas"), puesto que desde años ha en el tiempo, estoy acostumbrado a través de la televisión, el cine, la prensa…, ver las imágenes que suceden en este lugar tan conocido a través de la NASA. No obstante, pude experimentar buenas sensaciones físicas al verme dentro de una cápsula o ver una película en tres dimensiones del espacio sideral, o el espectacular museo de la fauna de Florida del pasado. Sin duda fue un día muy agradable si bien, por ya haber visto por televisión muchos de estos artefactos allí expuestos, mi interés se vio algo mermado respecto a otros lugares ya conocidos poco antes, como los restos de Sacramenia o la estancia en San Agustín.

 

Nuevo viaje al Palacio de Vizcaya en la propia Miami

Atravesando cantidad de hermosísimos rascacielos en muy poco espacio, llegamos hasta el Palacio de Vizcaya, así, con nombre y apellido en español. Este palacio mandado construir a principios del siglo XX por un ricachón de Chicago, Mr. Denuy, en la bahía Vizcaine, está trazado siguiendo la norma de los palacios renacentistas europeos, que él había visitado con anterioridad. Por eso, reconociendo su valor, para un español como yo, acostumbrado a ver el Renacimiento de todo tipo por los distintos países de Europa, no me sorprendió en gran medida la construcción de este edificio, que tal vez tenga su mayor originalidad, junto a la abundante floresta del lugar, en la reproducción de un notable galeón de roca esculpida con los correspondientes animales marinos pétreos pertenecientes a la mitología greco-latina, ubicado entre la propia bahía Vizcaine y el palacio en sí. Salones, patios, balconadas, habitaciones privadas, cocinas, jardines, pintura europea y americana…, completan el espacio donde la roca de coquina de la isla de Anastasia se hace presente en parte del Palacio.

 

Visita a Miami Beach

Los altísimos, hermosos y abundantes rascacielos que se alzan junto a las playas de Miami, ocuparon otro día de nuestra visita. Atravesada de canales y puentes, Miami recuerda de algún modo a Venecia. Francisco, al atravesar uno de esos puentes, de los muchos que allí existen, me señaló: "Mira, ahí en esa isla se encuentra la magnífica mansión que ha ocupado durante tantos años el cantante español Julio Iglesias". "Ah, ya ¿no vive ahí? pregunté". "No, parece que ahora vive en una isla del Caribe", ¿República Dominicana? Esta conversación surgió camino de lo que llamaríamos  Parque de Atracciones de Miami, tan conocido en películas y en televisión; estos parques con defines, cocodrilos, monos, serpientes…, son en todos los sitios muy parecidos, como podemos encontrarlos en Madrid, Barcelona o la isla de Tenerife por citar solo a los de nuestro país. Más tarde recorreríamos algunas de las inmensas playas de Miami, tan limpias, transparentes y ocupadas. Me llamó la atención sobremanera sus largos recorridos de arena blanca. Todas ellas, o la mayoría, están vigiladas desde una distancia prudencial por los bonitos rascacielos que se levantan en su entorno. También recorrimos una calle que podríamos llamar "La Movida en Miami" por la abundancia de bares y restaurantes de lujo que aquí se encuentran. Tras esta visión, regresamos a la residencia "franciscana", porque al día siguiente tendría que tomar el avión que me conduciría hasta Madrid. Mis vacaciones turístico-culturales caribeñas, o mejor atlánticas, habían dado a su fin. El día siguiente, en un cómodo y bien atendido avión de Iberia, rendía viaje hasta Madrid para alcanzar mi domicilio particular y poder descansar. Así, ya pude hacer frente a esta emotiva y racional Crónica de un curioso y entusiasta viajero.  

 

 

                                                                                                      (Agosto de 2014)